Bunko Papalote, Leer para transformar

Bunko Papalote, A.C.

Leer para transformar...

Portada Libro leer con los lectores

Nueva Publicación

Literatura y niñez temprana

 

 

 

 

 

Restauración de libros

Nuestra metodología de trabajo conlleva en uno de sus momentos el "préstamo a domicilio". Para muchos esto es una actividad cotidiana, normal de una biblioteca. Para otros, especialmente cuando culturalmente el préstamo a domicilio no es una práctica común, parecería un desafío. ¿Cuidarán los niños y sus papás los libros? ¿Dejarán el libro en un lugar seguro, fuera del alcance de una mascota que mordisquea todo o del hermanito menor que todavía no sabe qué en  los libros no se pintarajea? No lo sabemos con certeza pero confiamos en que padres y alumnos pongan la mayor atención para que los libros no se maltraten cuando se los tiene en casa.

Al establecer esta práctica como parte indispensable de hacer que los libros y la lectura formen parte de la vida cotidiana de los niños y sus familias, el riesgo de que los libros sufran algún maltrato es inminente. Por eso hemos aprendido a repararlos y restaurarlos lo mejor posible para que ese libro regrese a la circulación del acervo y muchos otros niños y sus familias puedan compartir y disfrutar de esa lectura.

A continuación encontrarás algunas sugerencias de restauración de acuerdo con el daño que pueda tener un libro:

 Con respecto a la ilustración:  

Hay que tratar, dentro de lo posible, de respetar la ilustración original ( técnica de ilustración, traza, tipo de color, tipo de material con el que está hecho).

Con respecto a los libros deshojados: 

 Para pegar hojas rotas o despegadas sugerimos utilizar Resistol diluido con un poco de agua utilizando la siguiente técnica: se mete el pincel en el pegamento y se barre en la orilla del frasco para quitar el excedente. Hacer esto evita que el papel se moje y se deforme.

 Para arreglar un libro con muchas páginas despegadas hay dos opciones:

  1.   Si el libro originalmente estaba cosido: la posibilidad de coser las páginas nuevamente reforzando la parte donde originalmente tenía los orificios
  2.   Si el libro originalmente estaba engrapado: se quita la grapa con mucho cuidado y se reparan los orificios de la grapa. Se hacen nuevos con una aguja fina y se le pone una grapa nueva (a mano porque las engrapadoras normales no funcionan para esto, se necesita una engrapadora especial que llega al centro del libro). También se le puede colocar la grapa original (sobre todo si ésta es más grande que las comunes).

Para arreglar un libro con la hoja está rota en el doblez donde van las grapas o la costura 

Primero se debe reforzar la página a lo largo separándola de las otras hojas, para luego hacerle los orificios nuevos.  Este refuerzo se hace con una tira de papel del color que corresponda a la ilustración en el libro (es importante utilizar un papel delgado, porque uno grueso puede romper la hoja en los bordes del recorte, además de engrosar y endurecer mucho el libro). Se corta una tira de 2 a 3 cm de ancho y del mismo largo que tenga el libro. Esta tira servirá para unir las dos hojas desprendidas tapando parte de la ilustración original. Se tiene la opción de dejarla así o de rehacer la parte de la ilustración que se tapó. Si se va a rehacer el dibujo, es importante dibujar antes de pegar, porque cuando la tira ya está pegada, el dibujo no queda igual. Te recomendamos el siguiente procedimiento:

  1.  Cortar la tira lo más recta y limpia posible.
  2.  Centrar la tira y pegarla únicamente por la parte superior aproximadamente 1 cm. Fijar la tira primero y asegurarse que tu dibujo coincida con el original a la hora de pegarlo.
  3.  Una vez fijada calcar o trazar la ilustración con lápiz para luego iluminarla.
  4.   Ya terminado el dibujo, pegar el resto de la tira a lo largo de la página.

Si la rotura de la página es en una orilla, puedes repararla de la misma manera y seguir el procedimiento anterior si consideras que lo amerita. NUNCA UTILICES DIUREX NI NINGUNA OTRA CINTA ADHESIVA PORQUE SE DAÑAN LOS LIBROS. Sugerimos NO forrar los libros con papel de contacto.

Es importante utilizar Resistol especial para encuadernación ya que no tiene ácido. Utilizar un Resistol común con el tiempo daña los libros.

 

Con respecto al lomo roto:

 Si el daño es en la parte superior (es común que esté roto de esa parte ya que los niños lo jalan de ahí para sacarlo del librero):  si el lomo es de cartón y el pedacito dañado está  abierto en capas, pegar las diferentes capas entre si con Resistol sin diluir. Después, cortar un pedazo de cartulina del mismo color (por lo menos similar) y pegarlo abrazando el lomo original a la pasta del libro siguiendo la forma de la encuadernación original (hendidura entre lomo y pasta). En las pastas que están plastificadas hay que raspar el plástico de ese pedacito con la lija para que la cartulina se adhiera bien.

Si el daño está a lo largo del lomo entonces se hace el mismo procedimiento pero la cartulina abarcará todo el lomo. Es importante medir lo largo y lo ancho que deseas cubrir para que a la hora de que la cartulina se adhiera abrace bien el lomo viejo y las pastas. Si se va a rehacer la ilustración de la portada, te recomendamos hacerla antes de pegarla. Por lo general, los libros llevan en el lomo el título, autor y la editorial. Te recomendamos antes de pegar la tira, hacer una línea con lápiz donde quieres escribir estos datos. Si tu letra es muy grande, será suficiente con poner el título, para así identificarlo.

Si se tiene que pegar todo el lomo, no se debe poner pegamento en la superficie del libro que lo sostiene, porque entonces no podrás abrir bien el libro, así mismo, las hojas no deben quedar pegadas a dicha superficie.

 

 

 Con respecto a libros de pasta y páginas de cartón (duras):

Con frecuencia estos libros se dañan de las esquinas, separándose las capas del cartón con el que están hechos. Se recomienda pegar con Resistol sin diluir capa por capa, presionándolo con la prensa. En caso de que no se tenga a la mano una prensa, se puede colocar algo pesado encima para asegurarse de que pegue bien.

Es común que estos libros, por lo grueso de la página, se separen en dos. Para repararlas tenemos dos opciones:

  1.     Cuando la parte que tiene el dibujo se desprendió sin romperse, entonces sólo que hay colocarlo nuevamente en su lugar y pegarlo.
  2.     Cuando el papel que tiene el dibujo está roto, entonces se procede a abrir cada hoja en dos capas, cortar un pedazo de tela para meterlo entre la hoja abierta, después, primero de un solo lado, poner Resistol sin diluir, poner la tela, más Resistol y pegar ambas capas. Las primeras veces que hagan esta reparación, les sugerimos que después de pegar la primera hoja, esperen a que seque y al otro día lo hagan con la otra, porque cuando no se ha hecho antes, suele moverse la tela o simplemente no queda bien. Necesitan una prensa, o poner algo pesado para que pegue bien. Dejarlo mínimo un día. Ya con la experiencia, se puede hacer todo al mismo tiempo.